Archivo de la etiqueta: ROYAL HUNT + STAMINA (MADRID

ROYAL HUNT + STAMINA (MADRID, RITMO Y COMPÁS, 23 MAYO)

La agencia promotora “Madness Live” se encargó de hacernos un gran regalo a la vista y los oídos con la organización del concierto que ROYAL HUNT ofreció en Madrid el pasado miércoles 23 de Mayo. ¿Por qué digo esto?, pues simplemente porque el concierto que traía a ROYAL HUNT por nuestras tierras con motivo de su gira 20º Aniversario fue casi perfecto en todos los aspectos. Los escandinavos ofrecieron un show rebosante de ganas de agradar y repleto de profesionalidad, sobre todo después de haber tenido que cancelar hace muy poco un par de shows (Krasnodar y Porto) debido a problemas con los promotores. Por tanto, desde aquí damos a la promotora de Madrid un merecido sobresaliente.

Pero en el concierto de la Sala Ritmo y Compás, no sólo fueron los escandinavos los únicos que contribuyeron a la grandeza del evento, sino que también unos desconocidos teloneros de nombre STAMINA, que se apuntaron muy dignamente a la fiesta, aportando su granito de arena. Y es que el grupo italiano, que practica un Metal/Rock progresivo melódico al que añaden elementos adicionales de otros estilos musicales, realizó un más que interesante concierto.

A las 21:15 salían a escena los italianos en un show en el que presentaron las canciones de su último trabajo Two of a Kind casi en su totalidad. Así, en el setlist de STAMINA se dieron cita hasta seis canciones de las diez que tienen el disco, como por ejemplo la rápida “Eyes of the Warrior”, con la que comenzaron el concierto, la excelente “Supremacy” o la progresiva “Maker of the Universe”, en la que introducen partes de Jazz y Rock Psicodélico de los 70. Para rellenar el setlist, también aprovecharon para presentar una nueva canción, “Higher”, que saldrá en su tercer trabajo y para recordar su primer LP del 2007, Permanent Damage, de la mano de la canción “Tell the Truth”.

Muy buena actuación de STAMINA, un grupo joven con buenos instrumentistas rebosantes de ganas, energía y actitud, que según fueron desarrollando el setlist se fueron ganando al personal, dejando un excelente sabor de boca, al menos en mí, ya que muy satisfecho con su música tuve que pasarme por el merchandising a comprarme su último trabajo. En resumen, banda emergente a tener en cuenta en este estilo.

Setlist STAMINA (40 minutos):

“Eyes of the Warrior”; “Mystery”; “Burn your Fears”; “Too Tired to Live”; “Supremacy”; “Maker of the Universe”; “Tell the Truth” y “Higher”.

Después de este excelente aperitivo italiano, le tocaba el turno al plato principal de la mano de los multinacionales ROYAL HUNT (recordar que aunque el grupo cuenta como danés, en sus filas hay dos daneses, un sueco, un ruso y un americano) la verdad es que lo bordaron durante todo el concierto. La actuación fue casi perfecta, con buen sonido, muchas ganas por parte de los músicos, que además demostraron lo bueno que son todos ellos y una actuación sublime que duró dos horas justas. Por poner un único pero, que el sonido de micro de D.C. Cooper sonó algo bajo en algunas partes del concierto.

De todo me quedo con un setlist muy apropiado (pero siempre mejorable) y con unos músicos que supieron darlo todo en todo momento, con un D.C. Cooper INCREIBLE a las voces (qué registro tiene este tío y qué buen showman es), un André Andersen muy animoso todo el rato y cómo no excelente y muy versátil con los teclados (y algo escondido tras un banner lateral que habían puesto para crear ambiente), una base rítmica con el bajista Andreas Passmark y el pequeño pero tremendo batería Allan Sorensen que sonó perfecta durante todo el concierto y un joven pero magnífico guitarrista, Jonas Larsen, que demostró ser un valor emergente a las guitarras. Mención especial también a dos guapas rubias (perdón, pero no recuerdo los nombres) que ofrecieron una lección de coros en todo momento y que pusieron un plus en la melodía y los coros, tan importante en esta banda.

A las 22:20 salieron al pequeño escenario del Ritmo y Compás estos cinco músicos y sus instrumentos, que dicho sea de paso les dejó poco espacio para moverse, principalmente al vocalista D.C. Cooper que es un frontman que no deja de moverse y animar al público y que fue el que más sufrió con esa falta de espacio.

Empezaron con una pequeña intro que dio paso a “One More Day” tema que abre también su último trabajo Show me How to Live y que fue ya muy bien recibido por los asistentes, que a estas alturas llenaban más o menos 3/4 partes del aforo. Con la banda ya bien entonada y rebosando ganas (Principalmente el gran D.C. Cooper, que es sin duda uno de los mejores frontman y vocalistas que hay ahora mismo en la escena metalera) pasaron a “The Mission” con una intro de batería atronadora y a “Flight” tema de su primer LP (Land of Broken Hearts, 1992) muy bien recibido por el público. Y es que el que fue a ver a ROYAL HUNT, sabía perfectamente a lo que iba y no dejó de disfrutar de joyas musicales de la primera etapa del grupo y que son auténticos himnos de la banda como la citada “Flight”, “Age Gone Wild”, “Kingdom Dark” o “Wasted Time”, que fueron todas coreados por los seguidores más acérrimos y antiguos de la banda.

Después de “Flight”, pasaron de nuevo a su último trabajo de la mano de “Hard Rain´s Coming”, que a pesar de ser en teoría menos conocida fue también muy bien recibida por la gente. Después vino “Lies” con su tremendo riff de guitarra y parte instrumental inicial que dejó boquiabierto a más de uno y que fue muy coreada por la gente. Siguió “Step by Step” de su exitoso Moving Target del 95, que fue interpretada en un tono muy Groovie que quedó muy curioso y en el que D.C. Cooper no dejó de moverse y pavonearse para satisfacción de las féminas asistentes. A continuación, “Tears of the Sun” de su etapa más reciente (con el también magnífico vocalista Mark Boals), que comenzó con la dulce voz de una de las imponentes rubias y que dejó unas partes de batería abrumadoras para los oídos. De nuevo vuelta a la primera época de la mano de “Wasted Time”, un tema muy movido y rápido, excelentemente recibido y cuyo estribillo fue cantado por los asistentes. Tremendo tema que hizo que la banda y el público compenetrarán excelentemente. Siguiendo en la vena de temas antiguos y emotivos, el grupo volvió a dar un regalo a sus más fieles seguidores de la mano de “Age Gone Wild”, un medio tiempo con mucho sentimiento perteneciente a su primer trabajo y al que el propio D.C. Cooper definió como una de sus canciones preferidas. Nada más acabar el tema, solo de guitarra magníficamente interpretado por el joven guitarrista danés Jonas Larsen, que dio muestra de su maestría y que se marcó un solo muy fluido y repleto de técnica.

Después, el grupo al completo volvió al escenario para interpretar el primer single de su último trabajo, “Half Past Loneliness”, que a mi juicio es un magnífico tema que tiene todo lo necesario: melodía, magnífica instrumentación, coros tremendos, etc… pero que no me pareció que fuera muy bien recibido por la gente. Aun así, lo disfruté como un enano. La banda tuvo que notar que el listón bajó un poco, porque inmediatamente después interpretaron otro de los temas más antiguos y clásicos, “Kingdom Dark”, que esta vez sí fue excelentemente recibido y disfrutado por el público, que cantó el tema casi en su totalidad. Volvieron de nuevo a su último trabajo de la mano de “Angel´s Gone”, en el que D.C. no deja de hacer bromas y que fue, esta vez sí, muy bien recibido, desembocando todo en una interpretación casi perfecta, con el público totalmente entregado a la causa ROYAL HUNT.

Llegamos a la parte que más miedo me daba del concierto y que sabía iba a ofrecer el grupo, el set acústico compuesto por las canciones “Restless”, “Bodyguard” y “One by One” entrelazadas, durante el cual André Andersen abandonó su cabina de teclados para incorporarse a la guitarra rítmica. Pero tengo que decir que me equivoqué al prejuzgar lo que iba a venir, ya que lo que escuché afortunadamente me sorprendió e hizo cambiar mi opinión nada más empezar, ya que sonó muy fresco, perfectamente dirigido por la increíble y versátil voz de Mr. Cooper y por la magnífica labor de Jonas Larsen, que hizo un trabajo a las guitarras rítmicas excelente, fresco y para nada aburrido. A destacar la última canción del set, “One by One”, repleta de ritmo y energía, gracias a lo cual no pareció un acústico para nada. El Medley lo completaron con la segunda parte de su gran tema “Show Me How to Live”, que interpretaron ya de manera eléctrica y que empezó con esos teclados en plan QUEEN que tan bien quedan en la grabación. Una auténtica joya, que hubiese sido sublime de haberse interpretado en su totalidad. Tras este tema, Cooper presenta a todos los integrantes de ROYAL HUNT, con especiales aplausos del público a la labor de las rubias coristas, a André Andersen y al propio D.C. Cooper, presentado al público por parte de André Andersen. Tras la presentación la banda, la banda procedió a dar por finalizado el show con la canción “Last Goodbye”, otra auténtica joya de su más exitosa etapa (Moving Target, 1995), que supuso una delicia escuchar y tras la cual se retiraron para hacerse un poco de rogar y de nuevo aparecer para terminar su descomunal actuación con el tema “Message to God”, perteneciente a su otra joya maestra Paradox (1997) y que resultó un tremendo colofón a su magnífica actuación, con todo el público coreando el estribillo y despidiendo como se merece a esta gran banda.

Como ya he dicho anteriormente, la única pega que puedo poner para que el concierto ofrecido por ROYAL HUNT no sea considerado por mi como perfecto, es que a veces la voz de D.C. Cooper sonó baja y oculta tras los teclados y demás instrumentos. Salvo eso, el concierto que se marcó el grupo fue de 10 en todos los aspectos, con unos músicos que hicieron su labor de forma muy efectiva y dejándose la piel, unos coros por parte de las guapas rubias que contribuyeron sobremanera a la melodía de las canciones y a crear el ambiente acorde a éstas, un sonido muy aceptable en general y un público muy entregado desde el comienzo que hizo que la química entre la banda y el personal fuera un factor, a buen seguro definitivo para que los músicos se sintieran respaldados y muy a gusto sobre el escenario.

Sin duda, uno de los mejores conciertos del año realizados hasta ahora y a buen seguro por venir.

 

Texto y fotos: Marciaaaaal