Archivo de la etiqueta: agresiva heavy metal maniacs

DIARIO DE AGRESIVA DE SU PASO POR EL HEAVY METAL MANIACS

Los madrileños AGRESIVA nos mandan un “road report” con sus impresiones sobre su paso por el festival holandés Heavy Metal Maniacs el pasado 26 de octubre. Esto es todo lo que nos cuenta Samuel, cantante de AGRESIVA:

El pasado jueves 18 de octubre, sobre las seis de la tarde, Stefan Bosland –“Bozzy” para los amigos-, quien organizaba este año el festival anual del club de heavy metal holandés Heavy Metal Maniacs, se ponía en contacto telefónicamente con nosotros debido a que una de las bandas que componían el cartel de la jornada del viernes día 26 se había caído y quería que AGRESIVA fuera su reemplazo.

La edición de este año, la decimotercera ya, tomaba lugar, como siempre, en el municipio de Hoorn, localizado a unos cuarenta kilómetros de la capital holandesa de Ámsterdam, y se celebraba en dos jornadas: el viernes 26, con las bandas ART OF STATE (HOL), FINAL HEIRESS (HOL), JAMESON RAID (GB) y THE MENTORS (EEUU) y el sábado 27 con ATTIC (GER), WITCH CROSS (DIN), SAD IRON (HOL), MOURNBLADE (GB), OSTROGOTH (BEL) y HALLOWEEN (EEUU). A AGRESIVA se le ofrecía la oportunidad de sustituir a ART OF STATE.

Sin pensárnoslo dos veces, ése mismo día, decidimos lanzarnos a nuestra primera aventura europea, respondiéndole a Bozzy que podía contar con nosotros.

Fueron pasando los días y, cuando quisimos darnos cuenta, nos encontrábamos facturando el equipaje y los instrumentos en la terminal 2 del Aeropuerto de Barajas, en Madrid.

Previamente, esa misma mañana, yo viví una pequeña pesadilla personal materializada en forma de continuos atascos en la carretera hasta poder llegar hasta dicha terminal, debido a que, coincidiendo con la hora punta y que la mañana del viernes 26 salió ciertamente lluviosa en la capital, había convocada una huelga conjunta entre los servicios de Metro Madrid y de autobuses de la EMT, que resultaría en un aumento significativo del tráfico a esa hora.

No obstante, y superado el imprevisto, embarcamos según lo planeado con dirección Ámsterdam, previa escala en Zurich.

Cual sería nuestra sorpresa al llegar al aeropuerto de la capital holandesa -con más de media hora de retraso, todo hay que decirlo- cuando descubrimos que tanto nuestros instrumentos como el doble pedal de la  batería, más todo el merchand y mi ropa para tocar, se habían quedado atrás en la escala en la capital suiza y no llegarían hasta el siguiente vuelo, cuya llegada estaba programada a las 19:10 horas, además, de los veinte o treinta minutos de rigor hasta que descargan todo el equipaje.

Habida cuenta de que nuestra actuación estaba fijada para las 19:30 horas y que quedaban sólo tres horas para la prueba de sonido, que debía de ser a las 19:00 horas, la inquietud se apoderó momentáneamente de nosotros.

El desasosiego se evaporó al salir de la terminal y encontrarnos con la bienvenida de Bozzy, quien había venido a recogernos al aeropuerto junto con dos miembros más del club de heavy metal Heavy Metal Maniacs, y una pequeña delegación española afiliada también al mencionado club. De manera diligente, desde el mismo aeropuerto, se realizaron las llamadas telefónicas pertinentes para solventar el problema de los instrumentos y, gracias a la cortesía de la banda local de heavy metal GLORIA VICTIS, obtuvimos material con el que poder tocar. Por otro lado, no sin la asistencia de algún que otro paisano –al que le agradezco profundamente su ayuda-, e incluso algún miembro de AGRESIVA, yo pude adquirir una apariencia más o menos adecuada para salir a tocar.

Tras introducirnos en una furgoneta dispuesta por la organización, para el transporte de músicos, nos encaminamos al lugar donde tendría lugar el festival, la Sala Manifesto.

Una vez llegamos a la sala –tardamos casi hora y media en recorrer los cuarenta y tantos kilómetros que separaban el aeropuerto de Hoorn y dicha sala, sí, de nuevo, en hora punta- nos mostraron el camerino donde podíamos dejar las pocas cosas que llevábamos con nosotros.

Aquí me gustaría hacer un pequeño alto en el camino y describir la organización y distribución interna de la Sala Manifesto, la cual nos sorprendió positivamente.

El edificio, hasta donde nosotros vimos, está compuesto de dos plantas. En la planta inferior encontramos la sala de conciertos propiamente dicha, con forma de anfiteatro, escenario amplio, profundo y muy bien distribuido, ocupando un cuarto de la sala, aproximadamente. Aparte de la mesa de sonido situada a varios metros frente al escenario, había otra mesa encargaba del sonido sobre él, ubicada justamente arriba y a la izquierda de éste. Además, en la barra de dicha sala, servían café y té en cantidades ilimitadas hasta que diera comienzo el evento. Fuera de la sala de conciertos y todavía en la planta inferior, había una cocina donde, al momento de llegar, la cocinera se encontraba  haciendo la cena de los músicos y resto de personal de la sala, éste ajeno al club, y un comedor al lado con un pequeño escenario.

A AGRESIVA, nos dotaron de un camerino propio, situado en esta planta, con baño, cocina, nevera –repleta de bebida- un monitor, por el que podías observar el escenario en todo momento ¡y hasta un piano!

La planta superior estaba compuesta por varias oficinas y camerinos más amplios que serían ocupados por el resto de las bandas que actuarían ese día.

Cabe destacar la absoluta voluntad por parte del personal de la sala para ayudar y asistir a los músicos en todo momento.

Una vez dentro del recinto, tras dejar lo poco que llevaba en nuestro camerino, procedí a tomarme un café caliente mientras tuve la oportunidad de manterner una amena conversación con Terry Dark, vocalista del clásico de culto británico JAMESON RAID. El grupo británico se fundó en 1976 y ha servido de inspiración para otros músicos más conocidos de nuestra escena como el propio ex IRON MAIDEN Paul DiAnno, ésto último comentado por él en alguna ocasión.

Prácticamente una hora después de que llegáramos al recinto, sonaría nuestra intro y saldríamos a escena, Miguel Coello, Jackson en mano –primera vez que se le vería actuar sin una de sus tan amadas Ibanez-, Daniel Villaseñor, con un bajo Fender Thunderbird, Chus Maestro y yo salíamos a dejarnos los huevos en los escasos minutos que teníamos para nuestra actuación. A otros corresponde hacer la crónica de ésta, pero sí que puedo decir que, y espero no sonar pretencioso, que no fueron pocas las felicitaciones que recibimos por parte de la público presente, personal de la sala y miembros de Heavy Metal Maniacs.

Set-list interpretado: “The glorius revolution”, “The end of the game”, “Pale horse (Red D´eath)”, “Hell town”, “Only live twice (VR cover)”, “Betrayed” y “Sent to War”.

Tras nosotros, saltaría a escena un clásico del heavy metal holandés: FINAL HEIRESS. Esta formación, cuenta con una demo y un sencillo en su haber, ambos publicados en 1984, y se reunían para la ocasión. Esa noche, en la formación, militaría el guitarrista holandés Paul Van Rijswiik –HAMMERHAWK, EMERALD- no se si de manera puntual o permanente. La actuación de la banda despertó el entusiasmo de la audiencia, sobre todo en la figura de Jan Palenstijn, vocalista del grupo, quien fue constantemente ovacionado por el respetable.

Finalizada su actuación, llegaría el turno para los británicos JAMESON RAID. Para quien no conozca a esta formación, se podría decir que practican un hard rock setentero con elementos de la NWOBHM más primigenia. Además, a la batería, llevaban a Andreas Neuderth, conocido por haber tocado en formaciones como MANILLA ROAD, SAVAGE GRACE o ROXXCALIBURM.

Desde mi punto de vista, su actuación, y sobre todo la labor de su vocalista, Terry Dark, derrochó clase por los cuatro costados.

Paralelamente, tras finalizar la actuación de los británicos, y gracias a un miembro del club -al que siempre estaremos profundamente agradecidos- , llegó por fin el resto de nuestro material a sala, momento en que pudimos colocar nuestro merchand en el stand dispuesto por el club para tal efecto.

Por último, llegaría el turno para el plato fuerte del viernes. Desde California, llegaban THE MENTORS, banda formada también a últimos de los años setenta y tormento de la famosa opositora estadounidense al heavy metal y hard rock Tipper Gore, a quien, en su momento, la banda le dedicaría la canción “Golden Shower”. Su sleazy rock primigenio cruzado con punk metal sucio hizo las delicias del público presente. Cabe mencionar también que, debido a un accidente doméstico sufrido por Sickie Wifebeater, guitarrista original de la banda, Paul Van Rijswiik repetiría actuación con esta formación, ataviado también con una de sus características capuchas de verdugo color negra, actuación que solventaría muy airosamente con su Gibson SG Tony Iommi negra encordada al revés.

Una ver terminada la primera jornada del festival, junto antes de irnos al hotel, algunos miembros de AGRESIVA nos quedamos tomando unas cervezas y echándonos unas buenas risas en el camerino de THE MENTORS con los miembros de la banda, que resultaron ser unos tipos geniales, Paul, Bozzy, y algún que otro socio más del club. Poco después se nos dejaría en nuestro hotel, mientras que ellos seguirían con la fiesta, ya que, a la mañana siguiente, saldría nuestro vuelo de vuelta a España.

Como anécdota curiosa, comentar que Mad Dog, vocalista y batería de la banda californiana, hablaba perfecto español, lo cual pudimos comprobar cuando, a modo de despedida, nos felicitó por nuestra actuación.

Al día siguiente, muy temprano, dejaríamos el hotel para volar a España, deseando poder repetir experiencia más pronto que tarde.

Para concluir, quisiéramos agradecer al Heavy Metal Maniacs HMC que nos brindara a AGRESIVA la oportunidad de formar parte del cartel de este año, a sus miembros, por su continua atención hacia las bandas y gran labor realizada altruistamente en pos de nuestro estilo y modo de vida, y al personal de la sala Manifesto, por cumplir tan bien con su trabajo y amabilidad mostrada en todo momento.

Y no, de vuelta no nos perdieron el equipaje.

KEEP IT METAL, KEEP IT AGGRESSIVE, IN UNION WE STAND!”